Se complica panorama Confederación Panamericana de Judo tras oro veracruzano

noviembre 19, 2020

Fernando Hernández/Xalapa. Menudo lío tiene enfrente la Confederación Panamericana de Judo tras la participación de la veracruzana María Esther Landa Valencia en la categoría Júnior en el Campeonato Panamericano de la especialidad que se celebra en Guadalajara, Jalisco.

La xalapeña no tuvo rivales inscritas para la competencia, algo que se sabía desde 15 días atrás. Sin embargo, el Comité Organizador la hizo cubrir sus pagos, hacer el viaje y presentarse.

Tras cumplir con tres exámenes para descartar Covid-19 y estar lista para competir, pues hizo su preparación, le informaron que al no haber rivales no le darían la medalla de oro ni los puntos para el ranking internacional porque el sistema de competencia registraba que no había participado.

Eso no cayó bien el seno de la Asociación de Judokas del Estado de Veracruz y se dio la negociación para salir avante de esta cuestión anómala que no aparece en los reglamentos porque no había sucedido antes. Los organizadores se guiaron “a lo fácil” que fue no darle nada a la veracruzana, a pesar de estar ahí, lista para subir al tatami.

Sin embargo, hubo reconsideración y le dieron la medalla de oro, no así los 500 puntos que le ayudaban en su escalafón internacional para avanzar al siguiente evento continental. Le quisieron dar cuatro unidades por participación, no más.

La delegación veracruzana tratará de convencer a las autoridades correspondientes para recular y darle todo lo correspondiente a Landa Valencia.

BRANDON GANÓ BRONCE

Ya en el cierre de la participación veracruzana en el certamen panamericano, el xalapeño Eric Brandon González regresó con la medalla de bronce.

“Fue una competencia muy fuerte, no había uno que fuera fácil, tuve que ver cada combate como una final, darlo todo para poder avanzar, y emocionalmente, al ver que había ganado el bronce me sentí muy feliz, casi lloro de la alegría por el esfuerzo y dedicación que había hecho”, señaló.

Reconoció que le faltó calma en sus combates para poder aspirar al oro y eso se lo atribuyó a la falta de ritmo con la que llegó por las limitantes que existieron para entrenar a causa de la pandemia.

De igual modo, admitió que antes de la competencia tuvo un momento difícil, de impotencia, tras ver a sus rivales, pensando que no tendría los argumentos para encarar el reto; sin embargo, agradeció el respaldo de amigos y familiares que le levantaron el ánimo.

“Me mandaron mensajes de apoyo, me bañé, tomé un descanso y estaba otra vez enfocado, pensando en el oro, no se pudo, pero sí tenía el objetivo de ganar medalla, gracias a Dios así fue”, sentenció.

Botón volver arriba