¿SICREA?, mejor no crea II Parte

…Daniel si creyó, y lo hizo porque la lógica llevaría a cualquiera a tener como cierto, que si de un crédito automotriz por 198 mil pesos del que se pagaron 150 mil, el remanente de la deuda se liquidaría -como se lo propusieron- devolviendo el auto financiado.

El problema estuvo en el abuso del proveedor al no haber respaldado la operación con la documentación legal pertinente para darle a Daniel (como aval) y a Gonzalo (el consumidor) la seguridad de que efectivamente entregando el vehículo, objeto del financiamiento, se terminaría el juicio que había emprendido en contra de ellos.

Al cabo de unos meses Daniel supo que el juicio mercantil siguió adelante porque recibió un nuevo aviso de cobro en donde lo amenazaban con subastar el bien embargado (o sea su casa); así llegó Daniel al Barzón, pidiendo ayuda para no perder su patrimonio.

Pudimos entonces corroborar que en el Registro Público de la Propiedad ya se había tomado razón del embargo de su vivienda, pues éste se había verificado desde aquella primera vez que los endosatarios de la empresa visitaron su domicilio.

Y que en efecto existía un proceso legal promovido por Sicrea en el que sus endosatarios no habían informado de los pagos efectuados al crédito (por aproximadamente 150 mil pesos), tampoco dieron aviso al Juez de la entrega de la unidad a cuenta de la deuda.

Tan pronto comparecimos al juicio, una abogada de la empresa intentó desconocer los pagos efectuados por Gonzalo, insistiendo en cobrar la totalidad del pagaré que se le firmó a su representada para documentar la operación de crédito automotriz, pero ante las pruebas presentadas un diverso abogado del proveedor no tuvo más remedio que confesar que le fue entregada a cuenta de la deuda el vehículo, así como la cantidad por la cual la recibió.

Aunado a lo anterior tenemos en trámite un procedimiento administrativo iniciado por los hechos que consideramos constituyen un abuso a Gonzalo, el consumidor, por parte del proveedor Sicrea, en materia de autofinanciamiento, falta de transparencia e información del producto, cobranza abusiva, y cobro indebido.

Ahora, a diferencia de cuando Daniel (el aval) estuvo solo sin asesoría actuando de ‘buena fe’, las cosas han cambiado. Antes él, se sentía indefenso luchando con un gigante que pedía como requisito para liberar su vivienda del embargo, pagar la totalidad de lo reconocido en el pagaré con intereses, aproximadamente 800 mil pesos.

Ahora, estamos ‘sentados a la mesa’ negociando de igual a igual con aquel gigante los términos justos del pago; mientras en el juicio obtuvimos tregua hasta definir el arreglo.

Definitivamente estas empresas deben tener cuidado con los despachos externos que contratan para recuperar su cartera vencida, pues ponen en riesgo la credibilidad de su marca, al actuar con excesos aprovechándose de la desinformación de los clientes, pero mientras tanto no queda más que difundir la prevención y ser cautos.

¡Pregunte 2281148502, es mejor tener dudas que deudas!

Visite  www.elbarzonrc.org Contacte elbarzonrc@yahoo.com.mx, O sígame en @terecarbajal

Back to top button
Close