“Somos el enemigo” obra que refleja miseria y violencia

febrero 19, 2020

México. Notimex.  La puesta en escena Somos el enemigo, un tratado sobre la miseria y la violencia, que guarda su campo de acción en la imaginación del actor y del espectador y narra la vida de Mari, una chica de la calle que bolea zapatos y vive con su hermano menor, quien vende mazapanes, llegará este viernes al Foro A Poco No.
      Su protagonista y coautora, la española Rosaura Pérez Sanz, explicó que esta obra nace de la improvisación colectiva, e inició con un personaje que sacó de una muestra en la escuela de teatro, hace muchos años; era un teniente, un bufón grotesco, de quien quería contar su historia.
      —Y aquí en México me encontré con Froylán Tiscareño, director, coautor y especialista en el tema del guion, quien desarrolló la estructura de la obra, la que, poco a poco, fuimos improvisando y cambiando—, explicó al mencionar que con el paso del tiempo, a través de la improvisación, seleccionaron lo que mejor contaba la historia de Mari y lo que funcionaba mejor para Somos el enemigo.
      Explicó que montarla completamente les llevó tres meses de ardua labor, tomando en cuenta que empezaron de cero; “el texto es nuestro, la puesta en escena y, por supuesto, todas las partituras de movimiento y todo el trabajo gestual y físico también ha sido tratado a través de la improvisación y luego la limpieza escénica”.
      Pérez Sanz aseguró que su mayor reto en esta obra ha sido ser mala, en el sentido de tener el placer de torturar a alguien, hacerle pasar malos momentos, abusar de otra persona.
      —Creo que eso me ha costado mucho, y la verdad suena muy tétrico cuando digo ahora “siento placer en esta escena”, pero la realidad es que tenemos que adaptarnos a lo que son nuestros personajes, y si ellos son oscuros, nosotros tenemos que encontrar nuestra oscuridad—, sostuvo.
      Y es que durante la historia, el hermano de Mari es recogido por las servicios sociales y ella debe ingresar a las Fuerzas Armadas de la Paz para encontrarlo, lo que crea un juego con la inocencia inicial de la protagonista y su transformación física, moral y ética dentro de un sistema de adiestramiento militar que la orilla a cometer los actos más sórdidos que jamás ha imaginado.

Una reflexión sobre el trato entre las personas

La actriz comentó que la reflexión que quiere dejar con esta puesta en escena es el trato que nos damos entre personas, y citó al pedagogo brasileño Paulo Freire (1921-1997), quien indicó: “Cuando la educación no es liberadora, el objetivo del oprimido es convertirse en opresor”.
      Esto, añadió, es lo que le ocurre a Mari, no es que ella sea mala, sino que la vida la ha llevado por difíciles circunstancias, y al final tiene que asumir todo eso que ha hecho; al terminar la obra “le caerán todos los veintes de aquello que al principio disfrutaba”.
      Eso sí, aclaró, “Mari podrá ser un poco ignorante, fascista, racista, homófoba y más, pero le tomas cariño, porque ves que viene de un mundo en el que no ha tenido muchas oportunidades”, y señaló que a través del teatro gestual, “hemos logrado desarrollar unos personajes muy diferentes y también hacer que el público se enamore de ellos o los odie”.
      Rosaura Pérez Sanz señaló que a la compañía Cococó Teatro le gustaría ir a festivales. “Hemos montado muchas veces esta obra en España, pero nos gustaría introducirnos en los circuitos oficiales, ya es el momento. Creemos también que teatros de la ciudad es una gran oportunidad para seguir adelante y continuar por varios circuitos oficiales, tanto dentro como fuera de la Ciudad de México y de México”.
      Somos el enemigo, inspirada en el teatro gestual y de imágenes de Jacques Lecoq (1921-1999) ofrecerá funciones todos los viernes, sábados y domingos, del 21 de febrero al 15 de marzo, en el Foro A Poco No.

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar