Temen riesgo de hambruna en Yemen por cierre de puerto, tras toma de aeropuerto

Saná. Las fuerzas gubernamentales de Yemen y la coalición liderada por Arabia Saudita tomaron el aeropuerto de la ciudad de Hudaida, cuyo puerto, controlado aún por los rebeldes hutíes, es crucial para millones de yemenitas en riesgo de hambruna, advirtieron agencias humanitarias.

La recuperación de esa terminal aérea, ubicada al sur de Hudaida, es considerada una gran victoria para el Ejército yemenita en el marco de la ofensiva que lanzó el pasado miércoles para arrebatar la ciudad a los rebeldes, que la controlan desde finales de 2014.

El ejército yemenita informó este sábado que, con el respaldo de las fuerzas sauditas y de Emiratos Árabes Unidos, el aeropuerto fue “liberado de las garras de la milicia hutí” y que las operaciones de desminado estaban en curso, aunque por ahora ninguna fuente rebelde ha mencionado esta pérdida.

De acuerdo con reportes de la prensa árabe, intensos combates continúan en los bordes meridionales de Hudaida, pero hasta el momento no se han producido enfrentamientos dentro de la ciudad, ni en su puerto.

Ante la determinación de las fuerzas del gobierno yemenita por recuperar el control de Hudaida ha surgido la preocupación de que los combates puedan provocar el cierre del puerto, a través del cual entran al país alrededor del 70 por ciento de los suministros para la población.

Sin embargo, el gobierno yemenita acusa a los hutíes de utilizar el puerto de Hudaida para contrabandear armas procedentes de Irán, país señalado de dar apoyo militar a los rebeldes, por lo que se teme que la lucha por su control podría provocar una catástrofe humanitaria.

El Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha expresado su “profunda preocupación” por el riesgo de una hambruna en Yemen, situación que se ha agravado desde la intervención de Arabia Saudita en marzo de 2015 para restaurar al gobierno del presidente Abd Rabbu Mansour Hadi.

Adana Dieng, asesora especial de la ONU para la Prevención del Genocidio, también advirtió que el ataque a Hudaida podría aumentar las probabilidades de que la población muera por hambre.

“El puerto yemenita (de Hudaida) es un salvavidas para la entrega de ayuda y los ataques aéreos de la coalición pueden matar a muchas más personas a través del hambre al dañar esa infraestructura civil”, dijo Dieng en un comunicado.

El enviado especial de la ONU, Martin Griffiths, llegó este sábado a Saná, la capital yemenita, para sostener conversaciones de emergencia con el gobierno y con los rebeldes sobre la situación en el puerto, a fin de persuadirles de evitar los enfrentamientos.

El gobierno ha dicho que no atacará el puerto y tratará de preservar la infraestructura clave.

La mayoría de los residentes de Hudaida no puede salir de la ciudad, “no pueden darse ese lujo, no tienen recursos para hacerlo. Debemos protegerlos, necesitan asistencia alimentaria y agua potable”, afirmó el coordinador de la Oficina del Consejo Noruego para los Refugiados, Saleem Al-Hamiri.

Por su parte, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, expresó su profunda preocupación por el impacto a la vida, a la salud y al bienestar de las personas que viven en la ciudad y sus alrededores.

“Hacemos un llamado a todas las partes que protejan el puerto y permitan su funcionamiento ininterrumpido”, sostuvo.

Más de 22 millones de personas en Yemen necesitan ayuda, incluidos 8.4 millones que están en riesgo de morir de hambre, según datos de la ONU, que considera que Yemen es escenario de la peor crisis humanitaria del mundo.

La guerra entre los rebeldes houthi y los partidarios del gobierno de Yemen se ha desarrollado durante más de tres años, en los cuales más de 10 mil yemenitas han muerto a causa de los enfrentamientos y millones han sido desplazados.

Fuente: Notimex

 

Deja un comentario

Back to top button
Close