Todo el respaldo popular a las decisiones que tome AMLO: Alejandro Rojas

Redacción/CDMX. Es momento de definiciones de Estado. Morena debe asumir su responsabilidad en ésta crítica coyuntura.

No puede el CEN de Morena ni el Consejo Nacional obviar la gravedad de la crisis de seguridad que vive el país.

Exijo la cancelación de todos los Congresos Distritales y programados para este fin de semana y también cancelar el proceso de renovación de dirigen y del Congreso Nacional.

Morena no está cumpliendo los preceptos constitucionales, legales y estatutarios para garantizar un proceso pacifico, limpio, democrático ni incluyente.

Sería una grave irresponsabilidad política exponer la integridad y la seguridad de los militantes de Morena, por la necedad y miopía política de una facción de la Nomenclatura que insiste en imponer a una dirigente que no tendrá ni legitimidad democrática ni autoridad política, porque surgirá de un fraude concertado, en medio de un franco desafío a la seguridad nacional y el reto criminal y delincuencial al Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

No es razonable ni recomendable continuar el proceso como si no hubiera pasado nada, cuando el crimen organizado está desafiando a la autoridad máxima del país.

Eso es inaceptable y merece una respuesta estratégica y de Estado, con una extraordinaria sensibilidad política, social y popular.

Y en estas condiciones, más que ayudarle al Presidente de México, le estorbamos con este remedo de elección.

No le sirve de nada a Morena y, mucho menos, le sirve un cacahuate al país.

Por lo tanto, ya no le den tantas vueltas.

Cancelación de todo, de una vez por todas.

Ya nos pondremos de acuerdo en cuál debe ser la mejor ruta a seguir.

No seamos irresponsables.

Hay razones de Estado en las que no se puede ni se debe de abdicar de ningún modo, porque la legitimidad de la representación institucional está en el filo de la navaja.

Es un momento delicadísimo y un reto mayor para la República.

Por otra parte, les recuerdo que Morena NO es la ínsula Barataria de Sancho Panza ni se gobierna sola.

Entiendan que Morena es una entidad de interés público que recibe financiamiento del pueblo mexicano y está regido por la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos y no por los consejos sabios del Quijote de la Mancha.

Morena no se manda solo, porque es un partido y un movimiento integrado por mujeres y hombres libres, con derechos humanos, políticos y partidistas que están garantizados en la Carta Magna y no en su maraña de sueños guajiros y lagañas ideológicas de su radicalismo autoritario.

Para eso están las instituciones.

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación no se está inmiscuyendo en la vida interna de Morena.

No se confundan.

Lean la Constitución. Les hará bien.

Somos millones de militantes que a través de un servidor y de miles de compañeras y compañeros de todo el país, quienes hemos acudido a la única institución legal y legítima del Estado mexicano que salvaguarda y tutela los derechos humanos y políticos de esos millones de lopezobradoristas que les conculcaron su derecho de votar y ser votado.

Mejor es desaparecer a la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de Morena, que no sirve para nada.

Es un tribunal inquisitorial al servicio de la Nomenclatura, para reprimir selectivamente a quienes no coincidimos con su radicalismo, autiritarismo, antidemocracia y excluyente visión del mundo y de Morena.

Voy a proponer formalmente su desaparición definitiva de los Estatutos de Morena.

A la Nomenclatura, las bases militantes de Morena que fueron millones de excluidos del padrón de afiliados, los estamos derrotando con la Constitución, las leyes y el mismísimo Estatuto de Morena en la mano, porque salen reprobados en dos de los tres principios fundacionales de Morena: no mentir y no traicionar al pueblo, quien es el legítimo dueño de Morena y que no fue invitado a la farsa democrática que estamos observando en todos los 16 Estados en donde se celebraron Congresos Distritales y que no acudieron ni 100 mil morenistas, lo que representó la participación del 0.33% del total de los lopezobradoristas de esos Distritos.

Eso no es democracia.

Eso es una vacilada y una tomada de pelo a todos.

Espero que sean conscientes de que hoy México cambió brutal y radicalmente.

Ya lo menos relevante en este momento es el proceso de renovación de Morena.

Estamos ante una crisis de inseguridad y desafío a las instituciones y a la seguridad nacional e integridad de los mexicanos, que la prioridad en este momento es la organización de la defensa de los interesares de la Nación y el respaldo político y popular a las decisiones de Estado que deberá tomar el Presidente Andrés Manuel López Obrador como jefe de las instituciones de la República.

Es momento de la unidad en torno a nuestro Presidente de México.

Todo lo demás, es lo de menos.

Espero la respuesta de Yeidckol Polevnsky, Bertha Luján y Mario Delgado, a ver si es cierto que anteponen sus proyectos personales al interés superior de la Nación.

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar