Tras cinco meses de confinamiento y pandemia hay gente que ya se cansó

agosto 30, 2020

Yhadira Paredes/Xalapa. Tras cinco meses de confinamiento a causa de la pandemia por el Covid-19, muchas personas ya se cansaron de seguir las acciones establecidas por las autoridades sanitarias para evitar el contagio, reconoció el Arzobispo de la Arquidiócesis de Xalapa, Hipólito Reyes Larios. 

Sin embargo, en medio del ambiente de la pandemia exhortó a la feligresía a seguir al pie de la letra las indicaciones de la Secretaría de Salud, como la sana distancia, uso de cubrebocas, de gel alcoholado y lavado de manos con agua y jabón, entre otras. 

En la misa de este domingo desde la Iglesia Catedral de Xalapa refirió que al terminar el mes de agosto “en medio de la pandemia y cuidarnos unos a otros hay gente que ya se cansó y se revela por esta situación”. 

Advirtió que cuando se ven contagios en familiares, hermanos, sacerdotes, religiosos o hermanos de comunidad es cuando se da cuenta de la gravedad de la pandemia. 

“Por lo mismo no está de más ir teniendo todos los cuidados como es el cubrebocas, la sana distancia, lavarse constantemente las manos con gel o agua y jabón, todo lo que recomiendan las autoridades sanitarias”. 


Ahí Reyes Larios destacó que Xalapa se encuentra en situaciones difíciles, luego de que aquí operan dos de los hospitales que atienden pacientes con Covid, el Instituto Mexicano del Seguro Social  y el Centro de Alta Especialidad de Xalapa, perteneciente a los Servicios de Salud de Veracruz. 

Y es que, dijo, llegan enfermos con Covid o sospechosos no solo de la capital del estado, si no de otros municipios, por lo que se debe tener todas las precauciones necesarias. 

Por otra parte, indicó que la formación de los obispos que se hace en Monterrey y que esta semana inicia, este 2020 se llevará a cabo de manera virtual a nivel nacional. 

SE DEBEN DEJAR A UN LADO LOS CRITERIOS MUNDANOS
DE PLACER, TENER Y PODER 

En otro orden de ideas, el Arzobispo de Xalapa en su homilía hizo un llamad a ser coherentes con la fe y no dejarse llevar por los criterios de este mundo, es decir, el placer, el tener, el poder. 

“Eso es lo que se busca, y esa es la tentación para todos, si nos damos llevar por el puro placer o porque ambicionamos tener cosas de todo tipo, no solo materiales, sino incluso personas. El poder lo vemos en la política, en los cargos empresariales y misma iglesia, quien tiene una autoridad puede aprovecharse por eso”.

El prelado católico recomendó ocupar el poder para el servicio de los demás y no para sí mismo, conveniencia e interés. 

Botón volver arriba