Un holocausto, llamado Veracruz

agosto 28, 2020

Los últimos meses han sido terribles, entre la pandemia, la crisis provocada por esta, aunada a la que ya veníamos cargando, el desempleo y la inseguridad, los veracruzanos la hemos padecido; la realidad es que todos en el mundo, estamos padeciendo terrible, algunos más que otros, pero aquí en Veracruz, pensamos que no existe otra tragedia, más grande que la nuestra, quizá sea verdad, al menos en el modo de vivirlo; nadie como nosotros los veracruzanos, para hacer parecer el sexenio de Javier Duarte de Ochoa y los pasados gobiernos, como el mismísimo Holocausto, con todo y  un gordo  Hitler incluido, ni los judíos se han quejado tanto jamás, como los jarochos. 
En un pueblo tan politizado como el nuestro, quejarse del gobierno es un deporte estatal, siempre he pensad  que no tiene más que sentarse en la silla el electo, para que en automático lo odie por lo menos, la mitad de los que votaron por él, lo ridiculice el otro 25 por ciento y le reclame el resto; es imposible tener contento a todo un pueblo, que por naturaleza ha hecho de la queja, un modo de vida; Veracruz es un estado muy rico, con un sinfín de recursos naturales, el veracruzano no se ha tenido que esforzar mucho nunca, porque aquí, hasta sin regar las tierras crece el maíz, la caña, el limón, la piña etc. pienso que por eso el veracruzano, no valora y aprecia las bendiciones que tiene. 
Ayer llegó al café de la Parroquia, una señora de apellido Martínez Ortega, quien dijo ser representante de todos los comerciantes, de todos los centros comerciales, mercados, tianguis y negocios de colonias, algo así como mil ocho mil comercios, representa la señora; pues bien, en la entrevista que concedió, señaló algo que ni falta que hacía que lo dijera, el cierre de miles de negocios en Xalapa, pero no solo en Xalapa, ¡Señora!, en el mundo entero, la pandemia ha creado un caos en la economía, en la vida y en la salud de las personas de dimensiones inimaginables, quejarse de la situación, es echar palabras al viento, pero quejarse del gobierno y el poco apoyo que  el empresariado, ha recibido de este, es otro tanto de lo mismo.
Hay mucha gente que se ha quejado conmigo, yo los escucho, nada tengo para darles, ni siquiera consuelo, la realidad es que considero sus quejas fundadas y legítimas, sin embargo las quejas no solucionan, ni proponen alternativas, la vida como antes la concebimos no volverá nunca, habremos de producir y desarrollarnos de acuerdo a lo que quede y a quien quede vivo, al término de la pandemia, si es que esta acaba; cuanto antes empecemos a accionar en función de esto, menos nos quejaremos, sin embargo la cultura de la queja está tan arraigada y hace tanto o más daño, que los malos gobiernos. 
De enfermarme de COVID y no sobrevivir, no quisiera irme quejándome de la crisis económica, ni del gobierno, luego de toda una vida de escuchar quejas. 

Cosas de la vida y menudencias 
Las redes sociales ayer muy pispiretas con el Rector del Colegio de Veracruz, un señor de apellido Mijares, quien desde que llegó al cargo, no ha parado de atraer hacia su persona la mayor cantidad de reflectores, haciendo declaraciones sin ton ni son, posteando fotografías con actores políticos del MORENA; las redes reventaron por la mala ortografía del académico, en un par de post que el mismo habría escrito, Quod natura non dat, Salmantica non præstat ; el Colver nunca ha sido ni será el Colegio de México, ni siquiera la Universidad Veracruzana, es un modesto instituto, que ha permanecido abierto por años, ofertando algunos posgrados, para justificar su permanencia, la realidad es que el Colver  hasta ahora, no ha sido más que la guarida de un puñado de aviadores y cuates de gobiernos pasados, que ahí cobraban jugosas gratificaciones, por investigaciones que nunca se publicaron; creo que le vendría mejor al señor Mijares bajar perfil y ponerse a desquitar ese currículo que ha presumido y cacareado tanto, desde la academia, ni el Secretario de Educación es tan protagónico ¡Caray!. 
Y con las declaraciones del subsecretario de Ingresos de la SEFIPLAN, Ricardo Rodríguez Díaz respecto al requerimiento que habría recibido el Dictamen de Veracruz, ¿Daremos por concluido el Patochi-GordaAhued affaire?, o seguiremos manteniéndolo vigente por semanas y semanas, la realidad nada bueno abona a la imagen del Gobierno Estatal, seguirle dando vueltas al asunto; no cabe duda que a falta de sentido común, la academia es la respuesta, pero en este caso, ni una cosa ni otra. 
Así las cosas mis hermosos, nos leemos mañana. 
Comenten politicaerosa@outlook.com  infórmense www.lapoliticaenrosa.com  síganme a través de mis redes sociales @Elsbeth_Lenz

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar