Una plata mundial de mucho sacrifico para Jabir Jamed Dorantes

septiembre 30, 2021

Fernando Hernández/El Demócrata. Han sido 18 meses de mucho aprendizaje para el taekwondoín xalapeño Jabir Jamed Dorantes, en 2020 fue octavo lugar en el Campeonato Mundial de Deporte Escolar que se celebró en Nepal, con la peculiaridad que fue virtual.

En este año ya tuvo oportunidad de pisar el tatami y viajó a Belgrado, Serbia con la seguridad de mejorar. Regresó con una plata. Un dramático segundo lugar en la modalidad de poomsae individual Sub 15, pero que le ha dado un vuelco a su carrera deportiva. Ahora quiere más.

Estudiante de bachillerato, competidor muy firme en sus ideas y que quiere más éxitos para su ciudad y su país. “Muy emocionado, feliz y satisfecho con los resultados, una experiencia increíble, se obtuvieron resultados muy buenos, de los cuales me siento muy orgulloso”, indicó el atleta.

México volvió con 16 medallas de Serbia, cuatro fueron de oro, ocho de plata y otras cuatro de bronce. El tae kwon do veracruzano aportó una dorada (Montserrat Prado en tercias) y dos argentas (la de Jabir y la de Mateo Lordméndez en parejas mixtas).

“Fue algo indescriptible, una mezcla de emociones, nos quedamos a medio punto de la medalla de oro, que era el objetivo, pero tener una medalla mundial, entrar al ranking entre los tres primeros es un gran logro.

“Me siento orgulloso, satisfecho y agradecido con las personas que estuvieron ahí durante mi preparación e indescriptible la sensación de subir al pódium con tu Bandera en otro país, poner el nombre de México en alto es magnífico”, señaló.

Jabir Jamed resaltó el trabajo de su entrenador Alberto Hernández Cortés, en Academia Marcial, que durante una década ha sido su mentor y ahora gracias a esa labor en conjunto se consiguió este objetivo.

“Ha sido un largo camino, con muchos frutos y buenos resultados; mejoramos trabajos de técnica, fuerza y elasticidad, principalmente”, añadió.

En la actualidad es bicampeón nacional de la Federación Mexicana de Deporte Escolar. Ese triunfo en el evento celebrado en Cancún, Quintana Roo le volvió a abrir las puertas a una Selección Nacional, comandada por Bryan Herrera Chanona, donde ratificó lo hecho con Hernández Cortés y complementando con los ritmos, que fueron detalles que no estaban al 100 por ciento en el accionar del competidor.

“Ahora el objetivo es mantenernos, seguir mejorando para el siguiente Mundial, que sería en el mes de mayo en Normandía, Francia, llevar lo mejor de lo mejor por México”, subrayó.

Sabedor que el poomsae aún no está considerado en el programa olímpico, la ilusión del xalapeño es estar en unos Juegos Panamericanos, y obviamente, tener ese oro mundialista de la Federación Internacional de Deporte Escolar.

Botón volver arriba