Vinculación es fundamental para la UV desde su creación

La Dirección General de Vinculación reconoció a los fundadores del programa, a sus directores y a su personal

julio 9, 2021

La Dirección General de Vinculación de la UV celebró un conversatorio con ex directores y colaboradores

Xalapa. La Dirección General de Vinculación (DGV) de la Universidad Veracruzana (UV), en el marco de sus 25 años de creación, celebró una charla con quienes fundaron, dirigieron y continúan laborando en esta área de la máxima casa de estudios que fomenta la actividad multidisciplinar de los estudiantes, atendiendo los problemas sociales de las comunidades veracruzanas. 

En el conversatorio virtual que se transmitió por UVZoom y el canal de Facebook Vinculación UV, se hizo un reconocimiento especial a José Manuel Hernández Alonso, quien fue uno de los fundadores del programa y “que ha sabido encaminar con sus consejos y palabras a muchos de los invitados”, afirmó Patricia Arieta Melgarejo, titular de la DGV. 

“Me siento emocionado e impactado por todo lo que he escuchado”, dijo Hernández Alonso, quien fue Jefe del Departamento de Vinculación Social en el periodo comprendido de 1996-2008. 

“Cuando empezamos nuestra actividad en brigadas fue con el rector en turno, Emilio Gidi Villarreal, quien tenía interés en colocar pasantes en servicio social en las comunidades con el fin de realizar actividades que eran vinculación, aunque en ese entonces no se definían así”.

Alejandro Moreno, ex director de la DGV, destacó la importancia de las Brigadas Universitarias en Servicio Social

Recordó que en 1996 se inició con 11 brigadas y alrededor de 25 pasantes. “Me hace sentir muy bien que esto no se ha perdido sino que se ha enriquecido y aporta a la enseñanza e investigación de nuestra Universidad para el futuro, con una formación más integral y comprometida con la sociedad, porque tenemos la responsabilidad de ser retributivos con ella y crear mejores condiciones de vida en nuestro país y en nuestro medio”.

DGV reconoció suma de esfuerzos
En el evento se extendió un reconocimiento a los académicos y colaboradores de las cinco regiones universitarias que han participado con la DGV. 

Moderados por Eduardo Gutiérrez Morín, académicos relataron sus experiencias al frente de la DGV o en proyectos como las Casas UV en localidades como El Conejo. 

Alejandro Moreno Hernández, uno de los ex directores de la DGV y catedrático en la Facultad de Economía UV, recordó que durante la rectoría de Gidi Villarreal se replanteó el alcance del servicio social y se crearon las Brigadas Universitarias en Servicio Social (BUSS) con estancias de un año, que implicaba a los jóvenes enfrentar retos como persona y como profesionista.

Enrique Jiménez Oliva, coordinador de vinculación social del IIESCA, recordó que las primeras BUSS las integraban principalmente mujeres

Se hacían visitas a los alcaldes y se solicitaba apoyo para poder ubicar a las BUSS, luego se desarrollaron las Casas de la Universidad en donde impartían clases en las localidades, teniendo como base un modelo de articulación social que reconoce el liderazgo de las comunidades. 

Moreno Hernández planteó que la vinculación debe enriquecer planes y programas de estudio, por ello es un proceso bidireccional que retorna a la sociedad los conocimientos obtenidos. 

Enrique Jiménez Oliva, actualmente coordinador de vinculación social del Instituto de Investigaciones y Estudios Superiores de las Ciencias Administrativas (IIESCA), recalcó: “muchos de nosotros vivimos el inicio del sentido de nuestras vidas, ha sido una enorme escuela de sensibilización, concienciación y traer a nuestros corazones el verdadero sentido de la Universidad para todos los que hemos pasado por Vinculación”. 

Recordó a la profesora Caritina Téllez Silva, quien lideró el impulso de las brigadas en la zona norte del estado, “en aquel entonces el 60 por ciento de estas brigadas estaban compuestas por mujeres”.

José Luis Pérez Chacón, académico del IIESES, planteó que la vinculación acerca a los universitarios con los problemas reales de la sociedad

Jiménez Oliva dijo que las BUSS se convirtieron en un modelo de desarrollo local atendiendo la necesidad de la institución de abrir sus puertas, creando equipos multidisciplinares con jóvenes de distintas facultades que se acercaron a la realidad social para tratar de incidir en la transformación de estas realidades. 

“Vinculación ha sido el espacio de innovación que ha interiorizado varios modelos de trabajo en la Universidad y el proceso de apoyo al fortalecimiento institucional de los gobiernos locales surgió de la interacción con las BUSS al sumar la multidisciplinariedad de la academia a la gestión local”, expresó. 

José Luis Pérez Chacón, académico del Instituto de Investigaciones y Estudios Superiores Económicos y Sociales (IIESES) y fundador de la primera Casa UV, compartió los logros obtenidos por este modelo de trabajo, cuyo origen fue “el establecimiento de las relaciones posibles, con la Universidad como algo muy cercano a toda la geografía humana veracruzana”. 

El investigador precisó que “es la propia comunidad la que acompaña a la Universidad para darle sentido a su tarea; después de 25 años en este ir y venir pienso que un gran logro del trabajo que se ha hecho y se sigue haciendo es reconocer las tres grandes raíces: la raíz de los pueblos originarios, que está presente y viva; la raíz de la negritud y la raíz mestiza”.

José Luis Sánchez Castro, coordinador de proyectos del Área Académica de Ciencias Biológicas y Agropecuarias, habló sobre los proyectos de rescate de las cuencas de los ríos y las Casas UV

José Luis Sánchez Castro, docente de la Facultad de Biología y coordinador de proyectos de la Dirección General del Área Académica de Ciencias Biológicas y Agropecuarias, mencionó que el modelo en que se originó la DGV vinculaba a los tres niveles de gobierno y organizaciones de la sociedad civil con la UV para construir alianzas, generando una perspectiva innovadora de trabajo. 

Con las lecciones aprendidas se impulsó el rescate de las cuencas de dos ríos cercanos a la capital, el río Carneros y el río Sedeño, que dieron origen a otros proyectos como la Casa de la UV del Molino de San Roque. 

Sánchez Castro subrayó que “la vinculación es un proceso vital, transversal y concomitante para que las universidades sean referencia de los procesos de desarrollo de las regiones, y el reto que enfrenta es la sistematización de la información”. 

Diego Domínguez Hernández, egresado de la Facultad de Biología y responsable de la Casa UV en la localidad El Conejo, expresó que lleva 25 años participando en las BUSS y fue gracias al apoyo de este programa que ingresó a estudiar a la institución.

Diego Domínguez Hernández, responsable de la Casa UV en El Conejo, recordó cómo se gestó la edificación y los beneficios que ha traído a varias comunidades

Recordó también a sus padres, quienes fueron de los principales impulsores en la comunidad El Conejo para que en el terreno que era un campo de futbol se construyera la Casa de la UV, que al día de hoy beneficia a varias comunidades de la región como Los Pescados y El Paisano. 

Desde que se sumó al programa siendo estudiante, ha constatado que la vinculación es de gran importancia en las comunidades y en el mismo sentido para la formación profesional de los universitarios, quienes con esta experiencia conocen personalmente las problemáticas reales de las localidades. 

Al finalizar el conversatorio, la DGV reconoció al personal que ha laborado y colabora actualmente en esta área, así como a los profesores y estudiantes que se han sumado en las cinco regiones universitarias a las acciones emprendidas por las BUSS y las Casas UV. 

Botón volver arriba