Y tú qué prefieres ¿chico malo o chico bueno?

CDMX/AlMomentoMX.  Chicas, estarán de acuerdo conmigo que nosotras generalmente somos chicas decididas que sabemos siempre lo que queremos. Desafortunadamente, lo que queremos, casi siempre, se contradice mucho con lo que necesitamos.

Estas contradicciones que nos vuelven locas las podemos apreciar, con todo detenimiento, analizando el tipo de parejas que elegimos.

Salimos con un tipo de chico que no tiene nada, pero nada que ver con la lista que hicimos la noche de Año Nuevo, acerca de las cualidades indispensables que requerimos en un chico para aceptarlo como compañero de vida.

Ok, ¿qué es lo que sucede entonces?, ¿por qué terminas andando con ese chico que no cumple con nada de lo que dijiste que necesitabas? Y, además de no ser nada de eso, te trae en el drama total, soñando con que en algún momento de la vida se muera de amor por ti y se convierta en el hombre que necesitas.

El drama que estás viviendo se debe a que elegiste al chico malo, pero no te traumes porque todas las mujeres, en algún momento de la vida, nos (y digo “NOS” con el ojo remy rodando por mi mejilla) nos (recalco) sentimos atraídas por este tipo de hombres. Sin embargo, también todas las mujeres caeremos en cuenta, más tarde que temprano, que sí nos gusta más estar con un chico buenoAquel que sabes que estará para ti cuando lo necesites.

El chico malo

Mujeres, la pregunta que hay que respondernos es ¿por qué nos sentimos tan atraídas sexualmente a los chicos malos? Literalmente es un caso de moscas detrás de la miel. Bueno, abejitas detrás de la miel 

Les explico que esto sucede, según la ciencia, porque esos rasgos, actitudes o conductas más masculinas que manejan los chicos malos, connotan seguridad, protección y compatibilidad para la reproducción. Así que ya respiren, mujeres, no todo el tiempo somos dueñas de nosotras mismas. ¡Es que no tenemos que ser perfectas todo el tiempo!

En fin, les cuento que según un estudio realizado por la Universidad de British Columbia, en Canadá, las mujeres sí nos sentimos más atraídas sexualmente por los chicos más rudos, confiados y algo arrogantes que por los hombres “buenos”, adorables y sonrientes.

Los científicos les mostraron, a mil chicos y chicas, una serie de imágenes de personas del sexo opuesto para que les dieran un puntaje según les gustaban o no. Estas imágenes mostraban hombres y mujeres sonriendo, hombres y mujeres visiblemente confiados (cabeza erguida, pecho hinchado y una leve sonrisa) y hombres y mujeres en actitud de vergüenza (con la cabeza baja y los ojos perdidos).

Y ¿cuál fue el resultado de este análisis? Pues que las muchachas, ingenuas y virginales y algo equivocadas, calificaron con menor puntaje a los hombres que estaban sonriendo en las fotografías, y con mayor puntaje a los hombres que se mostraban serios y orgullosos¡Muchachas, luego no se pregunten por qué nos va como nos va !

En el caso de los hombres, los resultados fueron lo contrario: eligieron a las mujeres felices y sonrientes como las más atractivas.

La reina del drama                     

Féminas, les hago esta pregunta: ¿les encanta la montaña rusa de emociones? Obvio, a todas nos encanta. Vivimos unos dramones nivel Dios cada vez que nos peleamos con nuestro chico malo; pero todo ese drama no se compara con la euforia y la dopamina derramada durante las reconciliaciones colosales que vivimos con él.

Estos momentos definitivamente se convierten en recuerdos que se quedan para la posteridad. Seguro le relatarás estas vivencias a tus tataranietos.

Sin embargo, tienes que darte cuenta de que este tipo de relación es divertida un tiempo, pero es muy destructiva para ti. Lo que tú necesitas es eso que solo un chico bueno puede darte: él se asegurará de controlar sus emociones, palabras y acciones para que el drama no te aleje de él.

¿La aventura o la seguridad?

Tener a alguien que te impulse a intentar cosas  nuevas y te empuje a salir de tu zona de confort puede ser algo excitante. Los chicos malos se caracterizan por ser todos unos aventureros. Les encantará arriesgarse contigo, pero recuerda que también se trata de personitas demasiado egoístas; con esto quiero que tengas claro que podrá impulsarte, hacer planes, sueños, metas; pero igual, en cualquier momento, te dejará ahí.

Un chico bueno se preocupará tanto por su seguridad como por la tuya. Compartirá el riesgo en todo momento.

¿Tener sexo o hacer el amor?

Los chicos malos son los reyes de la cama. Se preocuparán por darte el mejor sexo que has tenido. Les encanta probar cosas nuevas, experimentar, gozar, disfrutar de los momentos que pasen en la cama. En conclusión lo pasarás muy bien, eso es un hecho.

Pero si lo que buscas es estar con un chico que además del placer se preocupe por hacerte sentir una mujer hermosa, deseada, amada, adorada y protegida: lo que estás buscando lo hallarás estando en la cama con un chico bueno.

¿Un buen amigo o un compañero de vida?

¿Has escuchado ese dicho popular: “en las buenas y en las malas”? Tú sabes que estar con tu chico malo es lo más divertido que te ha pasado, porque sobre todas las cosas del mundo él sabe cómo divertirse y siempre está al pendiente de que te la pases muy bien. No te faltará la fiesta ni los tragos ni los lugares divertidos, pero, ¿es esto lo que quieres?

Si la vida fuera color de rosa y se tratara de divertirse todo el tiempo lo que te ofrece tu chico malo lo convertiría en el mejor hombre para ti, pero no es así.

Y ¿cuándo tienes un problema o cuándo estás enferma y no puedes salir? Los chicos malos casi siempre se quedan a tu lado una o dos veces, pero no lo harán una tercera. No les gusta el drama, no tendrán la paciencia de pasarte el pañuelo y la pomada de alcanfor y mucho menos estará para brindarte ese hombro que requieres para llorar. Eso les da mucha flojera.

Un chico bueno siempre está ahí para apoyarte, cuidarte, motivarte y mantenerte en la dirección correcta. Te apoya en las buenas y en las malas.

Confía en ti, una cualidad que no todos tienen.

¿El que se va o el que se queda?

Mujeres del mundo, sabemos todas que el chico malo se va a ir y que más tarde que temprano regresa y se vuelve a ir y nos tiene en ese tren de inseguridad y llanto. Lo sabemos y todas lo hemos tolerado una, dos, ¿tres?. Ok, lo hemos tolerado y hemos creído firmemente que con nuestro amor inmenso y nuestros deliciosos pays de limón, él, de repente, por obra del amor que todo lo puede, va a cambiar. De verdad nos creemos que se quedará a nuestro lado y viviremos felices por siempre.

¡Chicas del mundo, despierten! Eso no va a suceder. Si lo que queremos es tener una pareja estable que se quede a nuestro lado en los buenos y los malos momentos; un chico que esté dispuesto a entregarse, tanto como nosotras estemos dispuestas a hacerlo, y a convertirse en el hombre capaz de compartir un plan de vida y construir una historia con nosotras, por favor dejen de buscar en el lugar equivocado.

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar